Sonrisa para cinco quinceañeras

Para cinco adolescentes hispanas que son parte del sistema de crianza del Departamento de Servicios para Niños y Familias (DCFS) del condado de los Ángeles, haber tenido su fiesta de 15 años fue algo inolvidable.

Un área del estacionamiento del Arboreto y Jardín Botánico del condado, en la ciudad de Arcadia, fue adornado con rosas y elegantes sillas donde Alisia Galván, Paola Martínez y Carolina, Kenya y Kimberly Márquez fueron agasajadas por sus familias de crianza y sus familiares biológicos.

“Estoy feliz… Este era uno de mis sueños y se hizo realidad”, dijo Kimberly, una joven descrita como talentosa y quien le gusta cantar.

La fiesta de 15 años es una celebración que inició en México desde el tiempo de los Aztecas y otras culturas indígenas que realizaban diferentes ceremonias a través de distintas etapas de la vida. La quinceañera significaba el paso de una niña a ser mujer.

Con el flujo de inmigrantes hacia Estados Unidos, la tradición tomó mayor auge a partir de 1960 y en la actualidad se celebra ampliamente en los países de habla hispana de las Américas.

Los invitados al trascendental evento anual del DFCS contemplaron la ceremonia desde el interior de sus automóviles, debido a las restricciones sanitarias de distanciamiento social por el covid-19.

En lugar de aplausos, los presentes hicieron sonar el claxon de sus carros y solamente después de bailar el tradicional vals con sus chambelanes, las cinco chicas recibieron la “última” muñeca que tendrán en sus vidas y recibieron el abrazo y cariño de sus familiares.

“Yo cumplí mis 15 años el 21 de abril de 2020. No celebramos porque no teníamos dinero; solo tuve un pastelito con confeti arriba y un poco de helado”, contó Kimberly. “Pero estoy realmente agradecida por esta fiesta para nosotras”.

Después de varios meses de no hacerlo, por fin pudo abrazar, sonreír y llorar junto a sus hermanos Aleisha, Keven y Montserrat.

Kimberly vive en un hogar de crianza con Otilia Rangel, una salvadoreña de Morazán, quien le ha ayudado a ser una adolescente disciplinada.

“En mi casa hay mucha paz y tranquilidad; yo soy una persona muy espiritual y le he dado muy buenos consejos a Kimberly; antes, ella estaba un poco triste, pero ahora ya está enfocada en sus estudios y se le ve feliz”.

Las quinceañeras lucieron radiantes con el maquillaje y los vestidos confeccionados especialmente para ellas por Lucy Luna, su madrina, quien comentó a La Opinión que la celebración anual significaba mucho porque ella no tuvo la oportunidad de festejar sus 15 años en Mexicali, Baja California.

“Desde hace siete años regalo los vestidos y me satisface ver felices a las niñas”, dijo.

Leer artículo completo

Back to Top

Child Protection Hotline

24 hours a day, 7 days a week

Toll Free within California

(800) 540-4000

Outside of California

(213) 639-4500

TDD - Hearing Imparied

(800) 272-6699
Font Resize